Bioseguridad en producciones alternativas

David García, Director Técnico de Bioplagen, participa en el aviFORUM-PUESTA 2019, jornadas celebradas en el Eurostars Torre Sevilla, con la ponencia titulada «Bioseguridad en producciones alternativas».

  • La clave del éxito futuro y la expansión vendrán a través de programas de eliminación y prevención de enfermedades y esto solo puede ser provocado con la implementación de programas de bioseguridad en nuestras instalaciones.
  • La Bioseguridad es la piedra angular en uno de los grandes males que nos afecta hoy en día, la resistencia a antimicrobianos.
  • Hagámonos una pregunta: si fuésemos capaces de pagar lo que fuese por no ver a nuestros hijos enfermar solo con prevención, ¿Por qué no hacerlo con nuestro sustento y modo de vida?

En los últimos 20 años, la industria avícola comercial ha crecido enormemente en todo el mundo. El consumo de pollo ha ido en aumento debido a su versatilidad como alimento, teniendo un precio más bajo, se considera una elección más saludable en comparación con otros tipos de carnes. De este modo, la industria avícola se ha expandido rápidamente, y, por lo tanto, las enfermedades se han vuelto más comunes y costosas.

En muchas regiones del mundo, las enfermedades en la industria avícola comercial generan pérdidas devastadoras no solo para integradoras sino también para los propios granjeros. Las empresas tienen que implementar y cumplir más con medidas de Bioseguridad, así como mejorar la vacunación de éstas para controlar las pérdidas.

  • En los últimos tiempos, varias enfermedades, incluida una variante de la Enfermedad de Newcastle y varios tipos de gripe aviar, se han vuelto endémicas y están llevando a generar pérdidas sustanciales allí donde se desarrollan.
  • En Oriente Medio y Norte de África, la industria avícola está plagada de enfermedades y éstas están teniendo un impacto negativo en rendimiento y rentabilidad. La expansión de la industria avícola por todo el mundo no pensó en el potencial impacto de las enfermedades.

Como resultado, las granjas con aves fueron localizadas y diseñadas sin tener en cuenta el control de enfermedades. La industria avícola ha intentado limitar las pérdidas por enfermedades, lo que ha inducido, desde hace unos años atrás, a volver a retomar viejos fundamentos de la cría de aves, ya que, el uso de antibióticos, así como de vacunas y otros tratamientos tienen muchas limitaciones. Se pensó que, para tener éxito, debería haber un cambio en la forma en que las aves de corral se crían y en la mentalidad para hacerlo.

La clave del éxito futuro y la expansión vendrán a través de programas de eliminación y prevención de enfermedades y esto solo puede ser provocado con la implementación de programas de bioseguridad en nuestras instalaciones

A medida que voy visitando la industria avícola por todo el mundo, he podido ver países y regiones donde las enfermedades han sido eliminadas y/o están bajo un estricto control. En ellos, se tiene poca necesidad de vacunar y apenas hay tratamientos con antimicrobianos. En estas áreas, la eficiencia en la producción es excelente y el denominador común en todas estas visitas han sido los programas de bioseguridad implementados con éxito, siendo estrictos en su cumplimiento y sobre todo actualizándose con mejoras en la implementación de estas medidas.

La bioseguridad se ha convertido en una “cultura” en la crianza de aves en todo el mundo. Todo el mundo conoce, ha oído hablar o quiere implementar, pero en muchos casos, no conoce como hacerlo, no sabe que debe aplicar, cuando debe hacerlo y por qué y qué resultados tendrá no solo en términos de salud avícola, sino, en el de rentabilidad.

Además, la Bioseguridad es la piedra angular en uno de los grandes males que nos afecta hoy en día, la resistencia a antimicrobianos. Su uso indiscriminado en humanos, pero sin lugar a duda, el uso establecido como profiláctico en el manejo de la industria pecuaria en general y avícola en particular ha generado y está generando mermas en la microbiota lo que a su vez supone un deterioro en el sistema inmune del ave que los hace más sensibles a su cría en jaula convencional

 

Las grandes multinacionales de la alimentación ya están aquí, llamando a la puerta de las grandes integradoras del sector en España para saber si sus núcleos, si sus granjas cumplen escrupulosamente con medidas de bienestar animal incluyendo la no utilización de antibióticos.

Estas se han puesto en guardia y firmes a la vez para que los controles en los núcleos de producción se lleven a cabo escrupulosamente, porque quieren aves con garantías y, sobre todo, profesionales comprometidos con la producción libre de trazas de cualquier tipo de medicamento

Hagámonos una pregunta: si fuésemos capaces de pagar lo que fuese por no ver a nuestros hijos enfermar solo con prevención, ¿Por qué no hacerlo con nuestro sustento y modo de vida?

Durante la ponencia, hablaremos sobre cuáles deben ser las mínimas medidas de bioseguridad agrupadas en 5 grupos, Agua, Limpieza, Control de vectores, Desinfección y Manejo, que un avicultor debe implementar en un programa de bioseguridad con garantías.

  • Agua; Veremos cuáles son las sustancias usadas para la potabilización de agua, cómo se lleva a cabo, qué ventajas e inconvenientes tiene frente al resto, a qué clase de sustancias debemos tender y sobre todo a medir todo el proceso para conocer si lo hacemos correctamente o si, sin embargo, estamos llevando a cabo una medida sin control solo por tenerla como parte hecha en nuestro quehacer diario.
  • Limpieza; Paso primordial y sine qua non en una integración donde lo más importante sea una producción segura y con garantías para los consumidores. Veremos por qué es necesario hacer una limpieza previa a la desinfección y, sobre todo, cómo medir la eficacia de esta limpieza y si el desinfectante seleccionado es el adecuado, así como la forma de aplicación.
  • Control de vectores; El control de los vectores es clave en los núcleos. Roedores, aves silvestres, Alphitobius diaperinus, Dermanyssus gallinae, moscas, incluso nosotros mismos actuamos como portadores de microorganismos que posteriormente se reproducen en enfermedades de distinta índole y que afectan directamente a la producción debido al hacinamiento que sufren y a la falta del normal comportamiento de estas.
  • Desinfección; Del mismo modo que la limpieza, clave en un buen protocolo de bioseguridad, así como su forma de aplicación, el control de la dosis, la frecuencia de las aplicaciones, la estabilidad del biocida en el agua que se usa como vehículo, etc.
  • Manejo; Como el control de acceso al núcleo, ¿Cómo se lleva a cabo este acceso?, ¿Seguimos un diagrama de acceso al mismo?, ¿Usamos un protocolo específico para el ingreso en cuanto a higiene del personal?, Y el personal que va a cargar los camiones de aves, ¿Sigue algún procedimiento?
  • Gestión de residuos; En este punto veremos cómo hay que hacer para retirar la cama, cómo hay que gestionar los animales muertos y, sobre todo, qué no debemos hacer con ellos para que no contaminen el medio ambiente, así como los acuíferos de donde se extrae nuestra agua.
  • Animales de compañía; ¿Se pueden tener gatos en una explotación para el control de roedores?, ¿Puedo alimentar a los perros de mi explotación con las aves fallecidas?
  • Bienestar animal; Clave para que la producción sea un éxito presente y futuro. El número de aves afecta a la calidad de la canal, a la producción, a la integración y por ende al consumidor final. Veremos algunos aspectos a tener en cuenta y sobre todo a medirlos.
  • Manejo y buenas prácticas; Ayudaremos a todo el personal implicado en la avicultura, desde los responsables técnicos veterinarios, los responsables de calidad y/o Bioseguridad, los responsables de los núcleos incluso a los granjeros, ya que todos formamos parte de la cadena alimentaria y el papel de todos es fundamental para llevar la nave a buen puerto.
  • Formación del personal; Este es el futuro de una buena integración, la inversión de tiempo y recursos para el personal que trabaja en las mismas ya que esto es clave para ir aplicando a diario las medidas que vamos observado todos aquellos que a diario estamos en contacto con el mundo avícola.

La industria avícola mundial depende de estas mejoras individuales de actuación, lo que permitirá seguir creciendo, esta vez sí, con buenos y sanos cimientos y en paralelo el denominador común a todo, la Bioseguridad. Durante la ponencia, abordaremos los principales aspectos que afectan a la salud y el bienestar de la producción avícola orgánica. Veremos las diferencias entre la producción de huevo en aves de corral orgánica y convencional, haciendo énfasis principalmente en las medidas de bioseguridad y en el manejo, la microbiota, así como el uso de medicamentos veterinarios profilácticos y terapéuticos.

También veremos los efectos de la legislación para la agricultura orgánica en la salud y el bienestar de las aves, especialmente en relación con los problemas de bioseguridad asociados a estos sistemas de cría en libertad, la aparición de alteraciones del comportamiento en parvadas sueltas y el uso de biocidas, antimicrobianos y vacunas en general.

Compartiremos los resultados obtenidos sobre un cuestionario enviado a todos los productores de huevos orgánicos en Suecia, donde se incluyeron preguntas sobre la visión del avicultor sobre el estado de salud de las aves. En él, se concluye que la mayoría de los problemas de salud y bienestar que se observan en las granjas avícolas convencionales para aves de gallinas convencionales, sueltas o en libertad también se pueden encontrar en granjas avícolas ecológicas. De la misma forma, también veremos que existe la necesidad de información y formación sobre bioseguridad, detección de enfermedades y prevención de enfermedades en granjas avícolas de cualquier índole.

Deja un comentario