aviforum

La calidad del huevo en los sistemas alternativos

Juan Valle Díez, Especialista en Nutrición para Sistemas Alternativos en LOHMANN TIERZUCHT, participa en el aviFORUM-PUESTA 2019, jornadas celebradas en el Eurostars Torre Sevilla, con la ponencia titulada «La calidad del huevo en los sistemas alternativos».

  • La calidad del huevo comienza el primer día de vida de la pollita.
  • Desde el punto de vista nutricional, los sistemas de aviario presentan una mayor necesidad de energía, mientras que el potencial de las aves es el mismo independientemente del sistema de producción.
  • La composición y manejo del pienso deberán ir encaminadas durante toda la fase de recría al desarrollo de la capacidad de ingesta.
  • La aplicación del pienso prepuesta, siempre que las condiciones del lote y la logística del pienso lo permitan, representa una oportunidad para mejorar la capacidad de consumo y la uniformidad de las aves a la vez que mantiene el desarrollo del hueso medular.

Es evidente que en la actualidad se ha logrado, a través de la mejora genética, una mayor persistencia de las aves de puesta por lo que la calidad de la cáscara es sin duda el factor clave que determina el final de un lote. Aunque cuando hablamos del concepto de calidad en el huevo debemos considerar aquellas características que influencian la aceptabilidad del mismo por parte del consumidor

Aquí no solo se incluyen las propiedades de la cáscara, sino también las del albumen y la yema. Por tanto, debemos de orientar nuestra producción en base a las preferencias del cliente: la calidad del huevo comienza el primer día de vida de la pollita.

LA IMPORTANCIA DE LA RECRÍA

Con frecuencia se tiende a pensar que la etapa de recría es un periodo improductivo donde el principal objetivo es alcanzar el peso vivo al final del mismo sin preocuparnos en el cómo. Sin embargo, se trata de un periodo crítico que tiene una gran influencia en la calidad del huevo. Aspectos como la alimentación, empezando por la calidad de las materias primas incluidas en la fabricación del pienso y el perfil de nutrientes jugarán un papel clave junto con las condiciones de manejo.

Un ejemplo de ello es la influencia que una correcta distribución de la luz y el debido entrenamiento de las aves a moverse por el sistema, tienen sobre la presencia de huevos en suelo afectando a la calidad del mismo.

Aspectos a considerar en la calidad del huevo

Cuando hablamos de calidad de huevo, son siete los aspectos a considerar:

  • la fase de recría
  • el pienso
  • número de distribuciones de pienso
  • el aporte de vitaminas
  • una buena salud intestinal
  • el aporte de calcio (calidad del carbonato cálcico)
  • el control de enfermedades

Desde el punto de vista nutricional, los sistemas de aviario presentan una mayor necesidad de energía, mientras que el potencial de las aves es el mismo independientemente del sistema de producción.

  • Eso sí, la composición y manejo del pienso deberán ir encaminadas durante toda la fase de recría al desarrollo de la capacidad de ingesta.
  • Esto permitirá al ave compensar esta mayor demanda energética sin afectar al porcentaje de puesta, al tamaño y calidad del huevo.

Durante la fase de recría, se producen determinados “eventos” que son clave para el posterior devenir del ave. Así tenemos que, durante las primeras semanas de vida, se produce el desarrollo de los principales órganos tales como los sistemas óseos e inmune (¡que tendrán que durar toda la vida del ave!). Es evidente que durante esta primera etapa deberemos procurar el correcto aporte de nutrientes y asegurarnos de que el formato del pienso no supone una desviación en cuanto a la ingesta de todos y cada uno de los nutrientes en esta fase

Experimentos realizados en la fase de recría (Peters y col, 1997) muestran, por ejemplo, como la persistencia entre las semanas 68-72 de vida y la mortalidad a las 72 semanas presentan una alta correlación con el peso vivo a las 5 semanas de vida con lo cual, cualquier desviación de los objetivos de peso vivo durante la fase de recría puede tener efectos a largo plazo.

A PARTIR DE LA SEMANA 15

A partir de la semana 15, tiene lugar el desarrollo del hueso medular, parte crucial en el desarrollo esquelético, ya que representa una reserva lábil de calcio de cara a la producción. La aplicación del pienso prepuesta, siempre que las condiciones del lote y la logística del pienso lo permitan, representa una oportunidad para mejorar la capacidad de consumo y la uniformidad de las aves a la vez que mantiene el desarrollo del hueso medular.

PONEDORAS EN PRODUCCIÓN

Ya en producción, cualquier deficiencia de calcio provocará una reducción en la resistencia de la cáscara, de la producción y aumentará la mortalidad. El correcto aporte de calcio en cada una de las fases de la misma limitará el deterioro de la calidad de la cáscara con la edad. La provisión de partículas groseras de carbonato cálcico durante las últimas horas del día, donde las aves muestran un mayor apetito por el mismo, favorecerá la retención de este en el buche y la provisión continuada del mismo en las horas de mayor necesidad. Sin embargo, las propiedades de este difieren según el origen por lo que es importante mantener un control de calidad sobre el mismo.

De manera similar al calcio, es importante mantener un aporte adecuado del fósforo y de vitamina D a través de la dieta, donde esta última juega un papel clave en la regulación de la absorción intestinal de calcio y fósforo.

El nivel de incorporación de grasas y aceites en la dieta constituye otro de los factores a considerar puesto que aumentan el consumo de pienso, e incrementan la palatabilidad además de aglutinar las partículas más finas del pienso.

Presentan un menor incremento de calor metabólico frente a los carbohidratos e intervienen en la absorción de vitaminas liposolubles como la vitamina E, vitamina A, y vitamina D. Además, ayuda a mantener la salud del hígado, órgano que proporciona nutrientes necesarios para la formación de la yema y del albumen y que también participa en la formación de la cáscara.

Hay que recordar que las vitaminas se encuentran en la fracción “fina” de pienso por lo que es importante proporcionar al ave una estructura que reduzca la presencia de finos (% partículas por debajo de ≤ 25%) y trabajar con el vacío de comedero una vez al día para asegurar la ingesta de estos nutrientes esenciales. Otros micronutrientes como el magnesio, hierro, cobre, manganeso, zinc, vitamina K así como el balance electrolítico también tienen un papel importante sobre las propiedades de la cáscara.

FORMATO Y EL PROGRAMA DE DISTRIBUCIÓN DE PIENSO

Por último, el formato y el programa de distribución de pienso se convierten en factores clave en sistemas alternativos, donde las aves pueden moverse libremente por el sistema y donde una incorrecta distribución de partículas puede favorecer un consumo selectivo de nutrientes (y por tanto una ingesta de nutrientes desbalanceada) afectando a la calidad del huevo.

Deja un comentario