Suplementos para mejorar la calidad del huevo

Santiago Bellés, Responsable de Avicultura QUALIVET, participa en el aviFORUM-PUESTA 2019, jornadas celebradas en el Eurostars Torre Sevilla, con la ponencia titulada «Suplementos para mejorar la calidad del huevo».

  • La calidad del huevo va a depender de cuatro pilares, que son, la genética, la nutrición, la salud de las gallinas, y el manejo.
  • Si nos preguntamos el ¿por qué de los suplementos?, debemos echar un vistazo a la evolución de la avicultura de puesta en los últimos años, en los que la persistencia en la puesta ha sido un objetivo, hablándose ya de 500 huevos en 100 semanas, y ello condiciona la calidad del huevo en las últimas fases de puesta, y con ello, la rentabilidad total del lote.
  • ¿Cómo mantener la calidad del huevo a medida que las gallinas envejecen? En este proceso, debemos tener una visión holística, de 360º ya que, de lo contrario, podemos gastar dinero sin obtener el retorno esperado.

Cuando vamos a hablar de suplementos para mejorar la calidad del huevo, debemos definir previamente ¿Qué consideramos como calidad del huevo? y luego, ¿por qué nos planteamos los suplementos para mejorar o mantener esa calidad?

En cuanto a la calidad, si consideramos esta como “cumplir las expectativas de los clientes”, vemos que no hay un criterio único, según preguntemos a Inspectores de la administración, a productores, a comercializadores, a compradores, a consumidores, o a no consumidores, cada uno dará una importancia diferente a conceptos como seguridad alimentaria, bienestar animal, frescura, precio, características nutricionales, sostenibilidad, o cuestiones éticas. Debemos recordar también que la calidad del huevo va a depender de cuatro pilares, que son, la genética, la nutrición, la salud de las gallinas, y el manejo.

¿POR QUÉ DE LOS SUPLEMENTOS?

Si nos preguntamos el ¿por qué de los suplementos?, debemos echar un vistazo a la evolución de la avicultura de puesta en los últimos años, en los que la persistencia en la puesta ha sido un objetivo, hablándose ya de 500 huevos en 100 semanas, y ello condiciona la calidad del huevo en las últimas fases de puesta, y con ello, la rentabilidad total del lote.

En esta presentación, me voy a centrar, no en la mejora de la calidad del huevo, en los llamados huevos enriquecidos, sino en cómo mantener la calidad del huevo a medida que las gallinas envejecen, y en este proceso, debemos tener una visión holística, de 360º ya que, de lo contrario, podemos gastar dinero sin obtener el retorno esperado. Esta visión global, debe abarcar, desde las especificaciones nutricionales, -que deben estar adaptadas a la genética, edad, ambiente y nivel de producción-, uso de materias primas adecuadas, control del nivel de ingesta, calidad y consumo de agua, digestibilidad y absorción de nutrientes, estado de órganos y sistemas fundamentales, -como sistema esquelético, hígado y riñón, aparato digestivo, y aparato reproductor-, estado sanitario y control de enfermedades, control ambiental -Temperatura, % humedad relativa, gases,…-, y manejo e instalaciones

Si nos centramos en los parámetros de calidad, podemos diferenciar entre los relativos a:

  • Calidad del huevo total: Tamaño/peso, forma, color, sabor, olor, frescura, Seguridad alimentaria (Salmonella, Micotoxinas, Dioxinas, Pesticidas, metales pesados,…),
  • Calidad de la cáscara: Forma y textura, grosor, resistencia a fracturas, color, suciedad,…
  • Calidad de la clara: Consistencia / altura, manchas de sangre o de carne, sólidos totales, niveles de proteína,…
  • Calidad de la yema y membrana vitelina: Resistencia de la membrana, color, consistencia, peso, composición, sólidos totales,…

Y los factores que les afectan van desde:

  • Genética y edad
  • Nutrición, (incluyendo agua y pienso) con niveles y digestibilidad de Macro y microminerales, Vitaminas, Balance electrolítico,…
  • Sanidad, con enfermedades bacterianas (Salmonella, E. coli, Micoplasmas,…), víricas (Bronquitis infecciosa, Caída de Puesta, enf. de Newcastle, Laringotraqueitis aviar,…), parasitarias (internas y externas) y tóxicas (micotoxinas, Nicarbazina,…)
  • Manejo en granja (Tª, %HR, gases,…) y almacenamiento (Tª, %HR,…)

Dicho todo esto, quedan las preguntas del millón: ¿Hace falta usar suplementos en la producción de huevos? En caso de concluir que sí son necesarios, ¿Cuál es el mejor?

Respecto a si hace falta, en muchas ocasiones se utilizan de forma más o menos programada a partir de una edad determinada, pero no siempre se hace una valoración medida y objetiva de las mejorías que se producen, si es que se producen, por lo tanto, sería aconsejable chequear una serie de puntos antes de tomar la decisión de usar un suplemento, y concretamente ¿Qué suplemento? Se deben valorar todos los factores mencionados anteriormente, y a partir de ahí, decidir qué suplemento utilizar.

También es recomendable decidir ¿Qué se va a medir?, Huevos fisurados, rugosos, en fárfara, sucios,… y ¿Cómo se va a medir?, tanto antes de usar el suplemento como después. Se deben utilizar medidas fiables, precisas y objetivas que nos permitan obtener conclusiones sobre la conveniencia y rentabilidad de dichos suplementos.

Por último, ¿Cuál es el mejor?, aquí reside parte del misterio, ya que, en las etiquetas, no toda la información está perfectamente detallada, y las empresas que creen que han dado con la combinación perfecta, lo guardan como “secreto estratégico” y “ventaja competitiva” respecto a las demás.

qualivet

 

Deja un comentario